Cerrar

De muelles: entre los colchones de muelles hay diferentes clases

  • De hilo continuo, en los que un único hilo metálico compone el colchón, lo que le da una gran consistencia.
  • De muelles bicónicos o de tipo Bonell, los muelles presentan una forma de doble cono por lo que se adaptan de forma óptima al peso de las diferentes partes del cuerpo.
  • Embolsados, los muelles son independientes y están envueltos en sacos individuales que se unen para adaptarse a la forma del cuerpo. Además este tipo de colchones ofrece una buena ventilación.

Todos los tipos de colchones de muelles son ecológicos, transpiran muy bien, resultan firmes y no presentan problemas ante la humedad. Están indicados para las personas que sudan mucho.

Látex: Pueden contener látex natural y sintético, lo ideal es mezclar ambos para conseguir un soporte suficiente con el máximo confort. Los colchones de látex se amoldan perfectamente al cuerpo y son más duraderos que los de muelles. Son hipoalergénicos y resistentes al polvo y la suciedad. Flexibles pero indeformables, facilitan la circulación sanguínea al no crear puntos duros. Su mejor complemento es un somier multiláminas de madera que aporte dureza.

De espuma: Tienen la ventaja de que pueden cortarse a medida para adaptarlos a camas, sofás… y que tienen un precio muy asequible, sin embargo no regulan bien la temperatura y pierden firmeza con el uso.

Viscoelástico: El colchón viscoelástico copia la forma del cuerpo como un molde. Gracias a ello la presión se distribuye uniformemente sobre todo el cuerpo, evitando zonas de presión que dificultan la circulación. La consecuencia es que la persona se mueve menos y por ende el sueño es más reparador. Se emplea en hospitales para personas con dolores y para largos periodos en cama. Optimiza la distribución del peso corporal por lo que mantiene la posición natural de la columna, además garantiza la ventilación, lo que evita la acumulación de calor. Para aprovechar al máximo sus cualidades, conviene colocarlo sobre un somier de láminas con refuerzos lumbares.

Futones: Los futones constan de un saco de algodón u otro material relleno de materiales naturales, los originales, o más modernamente sintéticos. Se pueden usar como sofá de día y cama de noche.